martes, 16 de abril de 2013

EL DISCURSO SIN PALABRAS. /Basado en el seminario XVII de Jacques Lacan)

Paráfrasis de la introducción del seminario.
... "El discurso sin palabras subsiste en ciertas relaciones fundamentales pero no sin el lenguaje"... ... "algo que va más lejos que las enunciaciones efectivas". La conducta y los actos, enunciados primordiales. La forma del superyó prescinde de estas enunciaciones efectivas.

"Esta relación fundamental se da de un significante a otro significante". ¿Cuáles son estos significantes en la relación primordial de la música? De por sí como todo en el mundo del lenguaje, toda la música funciona así mismo, un intervalo de tercera es la relación de un grado con otro y un solo grado interpuesto, o un pasaje y su repetición después de la barra; pero a manera subjetiva, ¿qué relación es primordial si no trastoca el orden de la subjetividad?

El sonido solo puede emerger como discurso en la medida en que es significado por la interpretación, sea de un músico o un oyente, a través del "tiempo", de la "armonía" o de ese camino de sonidos con distintas alturas y timbres, denominado "melodía". No es el sujeto intérprete al que me refiero que emerge, sino un sujeto denominado Música, que adviene como un Ser, un otro con el que el intérprete se significa a sí mismo 
(Las Meninas. Diego Velazquez 1656)


En esa relación entre el sonido, el intérprete y la música, el intérprete (S1), el tesoro significante(S2) está implicado en la escucha y no en el bagaje teórico de la música, de tal forma que no podría significar los sonidos de otra manera, por algo peculiar en los sonidos, antecedido en  el lenguaje.

Enfatizo la posibilidad de que el intérprete sea el músico mismo y aunque en sí el concepto refiere al compositor, esa interpretación a la que me refiero, concierne a una interpretación de lo que el músico mismo ejecuta, algo del orden del sujeto como significante para la música.

De lo anterior , que el ejecutante (para diferenciarlo del que adjudica la interpretación) no se relaciona con el oyente a través del discurso de la música.